Vivienda y servicios públicos

 

La vivienda es un componente fundamental dentro de la calidad de vida de una población; deficiencias en la habitabilidad afectan los niveles de calidad de vida, a través de la generación de problemáticas en la salud y el tejido social de una comunidad. Así, el derecho a un hábitat digno implica no solo la posibilidad de la población de tener un refugio, sino además la adecuada prestación de servicios públicos, una ubicación con servicios sociales cercanos y facilidades de acceso a la vivienda, entre otros factores que engloban la habitabilidad. Teniendo en cuenta lo anterior, en el presente Informe de Calidad de Vida se analiza el comportamiento de diferentes variables relacionadas con el sector vivienda, desde el comportamiento del mercado de este sector, la distribución entre sectores sociales de las oportunidades de vivienda y la concentración de propiedades en la ciudad de Ibagué; lo anterior bajo el lente de los impactos de estas variables en la calidad de vida y la garantía del derecho a un hábitat digno para la ciudadanía ibaguereña. Se parte de la premisa que la garantía de un hábitat digno en la ciudad de Ibagué implica mayores niveles deequidad el mercado de vivienda, para lo cual es trascendental el diseño de políticas públicas de vivienda que contribuyan en este sentido.

 

  • Comportamiento del mercado de edificaciones

 

De acuerdo a lo expuesto, a partir de la información suministrada por el DANE, se analizó en un primer momento la evolución de las edificaciones en la ciudad musical, a partir de establecer la participación en el total de edificaciones de las obras paralizadas, en proceso y culminadas. En la gráfica 1 se puede observar la preponderancia de las obras en proceso sobre las culminadas o las paralizadas. Dentro del comportamiento de las obras en proceso durante el periodo estudiado se destaca el repunte del sector en el año 2016 (79,36%) respecto a los bajos niveles del año 2015 (66.79%). Este crecimiento guarda concordancia con la disminución observada en las obras culminadas y paralizadas en el año 2016, año en el cual hubo una reducción 6,45 y 6,12 puntos porcentuales respectivamente respecto al año 2015. Lo anterior permite indicar una reactivación del sector de edificaciones en la ciudad durante el año 2016.

Ahora bien, si se contrasta el comportamiento anterior en términos del área de construcción en metros cuadrados (Gráfica 2), se corrobora la caída de las obras culminadas y paralizadas para el año 2016. Sobresale la caída en el área de obras culminadas, la cual pasó de 163.170 metros cuadrados en el año 2015 a 124.351 en el año 2016, lo que implica una mayor oferta de edificaciones en Ibagué para el último año y está en concordancia con el crecimiento observado en las obras en proceso de construcción. Lo mismo indica la reducción del área de las obras paralizadas en el último año analizado, pasando de 74.034 a 25.468 metros cuadrados. Aun así, a pesar de estas disminuciones, el área de las obras culminadas se mantiene muy por encima del área destinada a obras iniciadas, la cual representó 61.548 metros cuadrados en el año 2016, una cifra muy cercana a la observada en el año 2014 (63.469 metros cuadrados). Este comportamiento del área destinada a la iniciación de obras y su tendencia decreciente desde el año 2013 donde alcanzó su cifra más alta (156.100 metros cuadrados) es un síntoma negativo para el mercado de edificaciones en la ciudad, indicando leves niveles de inversión en el sector.

En aras de complementar los resultados anteriores, se analizó el área en construcción según destinos, representado en la gráfica 3. Durante todos los años estudiados se mantuvo la tendencia hacia la construcción de apartamentos en la ciudad capital tolimense, con una leve reducción en el año 2016 de 1,52% respecto al año inmediatamente anterior. Esta supremacía está acompañada de una reducción constante durante todo el periodo estudiado del área destinada a la construcción de casas, la cual pasó de 15.86% en el año 2012, a 3,7% en el año 2016. En cuanto al área destinada a actividades comerciales, se mantienen los bajos niveles presentados desde el año 2013, a pesar del leve incremento observado en el año 2016, en el cual se amplió el área destinada a este segmento en un 1,54% respecto al año 2015. Por último, el área de destinada a los otros* segmentos pasó de 14.64% en el año 2015, a 17,35% en el año 2016, manteniéndose durante todos los años estudiados como el segundo segmento en participación del área construida en la capital tolimense.

En aras de complementar los resultados anteriores, se analizó el área en construcción según destinos, representado en la gráfica 3. Durante todos los años estudiados se mantuvo la tendencia hacia la construcción de apartamentos en la ciudad capital tolimense, con una leve reducción en el año 2016 de 1,52% respecto al año inmediatamente anterior. Esta supremacía está acompañada de una reducción constante durante todo el periodo estudiado del área destinada a la construcción de casas, la cual pasó de 15.86% en el año 2012, a 3,7% en el año 2016. En cuanto al área destinada a actividades comerciales, se mantienen los bajos niveles presentados desde el año 2013, a pesar del leve incremento observado en el año 2016, en el cual se amplió el área destinada a este segmento en un 1,54% respecto al año 2015. Por último, el área de destinada a los otros* segmentos pasó de 14.64% en el año 2015, a 17,35% en el año 2016, manteniéndose durante todos los años estudiados como el segundo segmento en participación del área construida en la capital tolimense.

En cuanto a la participación del área de urbana iniciada (Gráfica 5) por destino en Ibagué se observa la misma relevancia dada al segmento de apartamentos dentro del área iniciada. Este segmento ha predominado sobre los otros segmentos durante todos los años estudiantes, con niveles mayores durante los últimos tres años estudiados; aun así, en el último año se redujo su participación respecto al año 2015 un 1,92%. En este último año también llama la atención el paso al tercer lugar del sector de casas dentro del área iniciada, siendo sobrepasado el segmento de “otros”, gracias al crecimiento en la participación de este último, de 15.16% en el año 2015, a 22,07% en el año 2016. La participación del sector comercio sigue siendo muy inferior desde el año 2013, representando en el año 2016 tan solo el 1,41% del área iniciada.

Al analizar la variación porcentual de cada segmento (Gráfica 6) del área iniciada según destino, sobresale el desplome de 55,68% en el último año del sector comercio, lo cual se refleja en los bajos índices de participación de este destino. Situación similar se presentó en el comportamiento del área destinada a la construcción de casas, el cual cayó un 46,43% en el año 2016. Igualmente, el área iniciada de apartamentos tuvo una disminuyó en el último año 31.18%. Estas caídas significativas en el área iniciada en el último año merecen la atención al dinamismo del sector, al ser una señal de desaceleración en el sector construcción en Ibagué. Esto es particularmente preocupante toda vez que esta misma rama de actividad es una de las más dinámicas en la generación de empleo en la ciudad y es una de las que mayor participación tienen en la estructura del empleo de Ibagué.

Por su parte, la participación por destino del área culminada ha tenido un comportamiento más aleatorio durante los últimos años, comparado con las áreas iniciadas y en construcción, el cual se puede observar en la gráfica 7. El área culminada destinada a apartamentos a pesar que sobresale durante los últimos tres años analizados, presentaba niveles inferiores al área destinada a casas y el comercio en los años 2012 y 2013, respectivamente. Aun así, en el año 2016, la participación del área culminada de apartamentos se incrementó 17,67% respecto al año 2015, alcanzando un 73,99% del área culminada total. El resto del área culminada en el último año se destinó a la construcción de casas (11,02%), a otros segmentos (12,38%) y por último al comercio un 2,60%.

Siguiendo con el análisis de variaciones porcentuales, el área culminada destinada a la construcción de apartamentos cayó durante el último año 0.13%, igualmente que el área culminada destinada a la construcción de casas, la cual disminuyó 26.67%. Estas caídas contrarrestan el crecimiento observado en el año 2015, donde el crecimiento observado en el año 2015 del área culminada destinada apartamentos fue de 48,52% y la destinada a la construcción de casas 0,61% (Ver gráfica 8). Por su parte, la caída en el año 2016 del área destinada al comercio dentro de las obras culminadas fue mucho más drástica, disminuyendo 85,63% respecto al año anterior, la cual se muestra en la gráfica 9.

En cuanto al escenario de las obras paralizadas, se observa en el año 2016 un área mayor paralizada destinada al segmento de casas (34,68%), seguido del sector apartamentos (26,15%) y comercio (19,66%). De esta participación en el último año merece la pena señalar el incremento en las obras paralizadas del sector de casas respecto al año 2015, cuando representó el 13,58% de las obras paralizadas. Esta información se ilustra en la gráfica

Al igual que con las obras culminadas e iniciadas, al observar la variación porcentual entre años se observa una caída en las obras paralizadas para los segmentos de apartamentos, casas y comercio en el último año. Dentro de las obras paralizadas, el área destinada a apartamentos cayó 24,15%, el área destinada a casas cayó 12,15% y el área destinada al comercio disminuyó 82,94%.

Después del análisis anterior, cabe resaltar la desaceleración del sector construcción en la ciudad de Ibagué durante el año 2016. A pesar del crecimiento de las obras en proceso de construcción, este no obedece a un mayor número de proyectos iniciados, sino a la reactivación de obras paralizadas o a la caída en la culminación de obras, es decir, en retrasos en los procesos de construcción. Igual atención merece la preponderancia del área destinada a la construcción de apartamentos, lo cual puede ser un síntoma de altos precios en el suelo de la ciudad de Ibagué o de poca disponibilidad de terrenos para la construcción de vivienda nueva.

Se consideró importante por tanto incluir el análisis de los costos de la construcción de vivienda, el cual lo calcula el DANE a través del índice de Costos de Construcción de Vivienda Nueva (Ver gráficas 13). Entre el año 2015 y 2016 dicho índice para la ciudad de Ibagué, a pesar que disminuyó de 4,25 a 3,34, este último valor para el año 2016 fue el segundo valor más alto sobrepasando el índice a nivel nacional y el de las ciudades de Bogotá y Manizales.

Después del análisis anterior, cabe resaltar la desaceleración del sector construcción en la ciudad de Ibagué durante el año 2016. A pesar del crecimiento de las obras en proceso de construcción, este no obedece a un mayor número de proyectos iniciados, sino a la reactivación de obras paralizadas o a la caída en la culminación de obras, es decir, en retrasos en los procesos de construcción. Igual atención merece la preponderancia del área destinada a la construcción de apartamentos, lo cual puede ser un síntoma de altos precios en el suelo de la ciudad de Ibagué o de poca disponibilidad de terrenos para la construcción de vivienda nueva.

Se consideró importante por tanto incluir el análisis de los costos de la construcción de vivienda, el cual lo calcula el DANE a través del índice de Costos de Construcción de Vivienda Nueva (Ver gráficas 13). Entre el año 2015 y 2016 dicho índice para la ciudad de Ibagué, a pesar que disminuyó de 4,25 a 3,34, este último valor para el año 2016 fue el segundo valor más alto sobrepasando el índice a nivel nacional y el de las ciudades de Bogotá y Manizales.

  • Distribución social del mercado de vivienda

Buscando establecer la distribución en términos de segmentos sociales del mercado de edificaciones, se analizó la participación por estratos de las obras en proceso de construcción. En la gráfica 15 se ilustra la participación para el año 2015 y 2016 por estrato, y la variación porcentual entre estos años, según el estrato socioeconómico. La distribución entre ambos años es similar en los dos años analizados, predominando el estrato 4 (38,27% en el año 2016), sobre el resto de estratos, seguido del estrato 3 (26,73% en el año 2016). Ahora bien, al observar la variación en términos absolutos entre ambos años, es alarmante la caída en la construcción de viviendas estrato 1de 52,39%, teniendo en cuenta que representa una limitación en la posibilidad de acceso a una vivienda para la población de más bajos ingresos en la ciudad. Contrariamente los otros estratos presentaron un crecimiento significativo, sobresaliendo las viviendas en construcción para el estrato 2, la cual se incrementó 138% en el último año. Los estratos cuatro, cinco y seis, también tuvieron incrementos significativos, siendo de 44.29%, 29.03% y 29.32%.

Soy un bloque de texto. Haz clic en el botón Editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

La información de la evolución del mercado de vivienda según tipo, es decir, vivienda comercial (No VIS), vivienda de interés social (VIS) y vivienda de interés prioritario (VIP) se observan resultados interesantes.En la gráfica 16 se observa que durante el año 2016la construcción de unidades de vivienda tipo VIP y tipo VIS se incrementaron 37.6% y 65,7%, lo cual puede obedecer al incentivo generado por los subsidios promovidos por el gobierno nacional hacia este tipo de vivienda en el último año. Este comportamiento es un indicador positivo hacia la equidad en el mercado de la vivienda en Ibagué, significando un incremento en las alternativas de un hogar para la población de más bajos ingresos. En concordancia, la vivienda tipo No VIS, disminuyó en el último año 1.1%.

La información de la evolución del mercado de vivienda según tipo, es decir, vivienda comercial (No VIS), vivienda de interés social (VIS) y vivienda de interés prioritario (VIP) se observan resultados interesantes.En la gráfica 16 se observa que durante el año 2016la construcción de unidades de vivienda tipo VIP y tipo VIS se incrementaron 37.6% y 65,7%, lo cual puede obedecer al incentivo generado por los subsidios promovidos por el gobierno nacional hacia este tipo de vivienda en el último año. Este comportamiento es un indicador positivo hacia la equidad en el mercado de la vivienda en Ibagué, significando un incremento en las alternativas de un hogar para la población de más bajos ingresos. En concordancia, la vivienda tipo No VIS, disminuyó en el último año 1.1%.

Soy un bloque de texto. Haz clic en el botón Editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

El mismo análisis en términos de área destinada a cada tipo de vivienda y rango de precios (Gráficas 18 y 19) muestra un comportamiento similar al de las unidades iniciadas. El área de vivienda tipo VIS aumento un 66.4% en el año 2016, y el área iniciada tipo VIP un 26,3%. Inversamente, la vivienda tipo No VIS bajó 9,9% respecto al año 2015

Ahora bien, a pesar de este incremento en las unidades y el área iniciada para construcción de vivienda de interés social y prioritario en el último año, la cual contrarrestó la tendencia inequitativa de los años anteriores, al calcular el área media por cada unidad de vivienda se ve que el área destinada a este tipo de vivienda es menor significativamente al área destinada a las viviendas tipo NO VIS. En las gráficas 20 y 21 se observa una participación constante en dicha distribución del área media por unidad. El área de vivienda tipo No VIS durante los años analizados ronda los 100 metros cuadrados, presentando un descenso en el año 2016 respecto al año 2015: se pasó de 113.63m2 a 101.26m2. Por su parte, el área media de la vivienda tipo VIS presenta una tendencia decreciente desde el año 2010, cuando estaba en 85,86m2, con su punto más bajo en el año 2014 en 56.42%; en el año 2016 se ubicó en 62,35m2. El área media de la vivienda tipo VIP también disminuyó en el último año, pasando de 51,32m2 a 47,10m2. Es preocupante que, a pesar de los indicadores positivos en la construcción de vivienda para la población de bajos ingresos, se esté sacrificando este resultado con la disminución en el área destinada a cada unidad de vivienda de este tipo, la cual se refleja en un debilitamiento de las condiciones de habitabilidad al interior de la vivienda. Cabe alertar en el mismo sentido lo ilustrado en la gráfica 16, donde se observa que el área media del rango de precios de vivienda de 0 a 50 salarios mínimos mensuales, en el último año se ubicó en 36.53m2.

Como un elemento adicional, se consideró apremiante teniendo en cuenta la coyuntura nacional al respecto, mostrar la proporción de vivienda en alto riesgo de desastres en la ciudad de Ibagué. En la gráfica 17 se observa que existen 3.262 predios en condición de alto riesgo en la ciudad, de los cuales el 90.71% presentan riesgo por remoción en masa y el restante 9.29% por inundación.

  • Concentración de la propiedad urbana y rural en Ibagué

La concentración de la propiedad es un reflejo de la desigualdad de una sociedad, así que se consideró como una variable final a analizar la concentración de la propiedad urbana y rural en Ibagué, tanto por área como por valor catastral entre los años 2013 a 2016. La tabla 1 muestra pocas variaciones entre los años estudiados en la concentración de la propiedad en Ibagué en el área urbana. Se destaca en el año 2016 (situación similar para todos los años) que el 62.79% de los predios son menores a 100 metros cuadrados y están en manos del 59.42% de los propietarios, pero tan solo ocupan el 12,79% de la superficie del área urbana de la ciudad. Por su parte, los predios entre 100 y 200 metros cuadrados representan el 24.17% del total, en manos del 25,78% de los propietarios y ocupan el 10,36% del área urbana ibaguereña. La cifra que alarma sobre la concentración de la propiedad en este punto, se observa en que los predios mayores a 10.000 metros cuadrados están en manos del 0,45% de los propietarios y representan el 46.70% del área ibaguereña. Es decir, gran parte del área urbana está concentrada en un número reducido de propietarios.   Esta situación es similar en el área rural del municipio; los predios menores a una hectárea, los cuales son el 36.42% del total, representan el 0.63 del total de la superficie rural.

Servicios Públicos

El acceso a servicios públicos de calidad es un aspecto fundamental para garantizar condiciones de habitabilidad básicas para la ciudadanía ibaguereña y por ende buenos niveles de calidad de vida. El reto desde la administración pública consiste en lograr la cobertura universal y de calidad en cada rincón del municipio, especialmente en los barrios de origen informal donde ésta necesidad es más apremiante. A partir de lo anterior, en este apartado se analizan los avances que ha tenido el municipio en el periodo 2012-2016 en el acceso a los servicios de acueducto y alcantarillado, energía eléctrica, gas natural e internet.

Acueducto y alcantarillado

En relación al acueducto, según datos de la empresa de acueducto y alcantarillado –IBAL- de Ibagué, la cobertura del servicio de acuerdo y de alcantarillado ha venido en aumento desde el año 2012, siendo levemente mayor la cobertura en acueducto que en alcantarillado. En la gráfica 1 se puede observar este aumento progresivo, en el cual en el caso del acueducto ha aumentado de un 84.6% de cobertura en el año 2012, a un 94% en el año 2016. En el caso del servicio de alcantarillado la cobertura pasó 81.7% a 91% durante los años analizados, con un incremento en el último año de dos puntos porcentuales. Esta tendencia creciente es un síntoma positivo que augura niveles universales de cobertura en el futuro próximo, para lo cual es esencial atender rápidamente los asentamientos informales (y controlar su aparición) que no cuentan con estos servicios.

Por otra parte, el índice de agua no contabilizada (IANC)[1]se encuentra para todo el periodo analizado por encimadel nivel de perdidas aceptables (30%). A pesar de esto, en el año 2016 descendió 3.1 puntos porcentuales respecto al año 2015, alcanzando niveles cercanos a los del año 2013.

El porcentaje de aguas residuales tratadas en la ciudad de Ibagué se ubicó en niveles del 12% durante los años 2012-2014, incrementándose en los dos últimos años al 13%. Estos porcentajes ponen de manifiesto la necesidad de ampliar o mejorar la infraestructura existente en este sentido para la ciudad musical.

[1]Este índice mide el agua potable que ingresa al sistema de distribución y no es registrado en los medidores de los usuarios.

Energía eléctrica

En cuanto al servicio de energía eléctrica, la cantidad de suscriptores ha aumentado constantemente en los usos, residencial, industrial, comercial y otros, durante el periodo 2012-2016 en área urbana, como se muestra en la Tabla 1. En los usos oficiales, el número de suscriptores solo cae en el último año, pasando de 405 suscriptores en el año 2015 a 282 en el año 2016.   En el uso residencial el incremento en el último año pasó de 149.203 suscriptores en el año 2015 a 152.700 en 2016. En este año, la proporción de suscriptores residenciales fue del 89.2%, seguido del uso comercial con 9.6% de suscriptores.

Gas Natural

Al igual que en los anteriores servicios, la cantidad de suscriptores al servicio de gas natural ha aumentado en el área urbana en todos los años desde el año 2012, y para todos los usos. En los usos residenciales se pasó en el último año de 133.263 suscriptores a 139.724 en el 2016. El segundo mayor número de suscriptores se encuentra en los usos comerciales, los cuales pasaron de 1440 en el año 2015 a 1632 en el 2016. El número de suscriptores industriales pasó de 18 a 48 en el último año, lo cual es un buen indicio sobre la dinámica de la industria ibaguereña. Estos datos se muestran en la tabla

Gas Natural

Al igual que en los anteriores servicios, la cantidad de suscriptores al servicio de gas natural ha aumentado en el área urbana en todos los años desde el año 2012, y para todos los usos. En los usos residenciales se pasó en el último año de 133.263 suscriptores a 139.724 en el 2016. El segundo mayor número de suscriptores se encuentra en los usos comerciales, los cuales pasaron de 1440 en el año 2015 a 1632 en el 2016. El número de suscriptores industriales pasó de 18 a 48 en el último año, lo cual es un buen indicio sobre la dinámica de la industria ibaguereña. Estos datos se muestran en la tabla

Internet

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, durante el periodo 2012-2016, el índice de penetración de internet en Ibagué ha aumentado cada año, presentándose un incremento de leve de 0.30% en el último año. A pesar de este crecimiento constante, la ciudad se ubica en el quinto lugar dentro de las 13 ciudades del programa Red de Ciudades Cómo Vamos. Al respecto, la ciudadcon el índice de penetración de internet fijo más elevado es Bucaramanga, ciudad que registra a 2016 un índice de 26.5%, seguida de Medellín (21,9%) y Bogotá (21.7%). Conviene anotar que todas las ciudades han aumentado el índice de penetración durante los años 2015 y 2016.

Retos

Es necesario aumentar la cobertura de alcantarillado a niveles cercanos al 100 por ciento, teniendo en cuenta que es un servicio esencial en la prevención de la salud pública de los ibaguereños. Al respecto cabe anotar la necesidad de mejorar la frecuencia de este servicio, lo cual es una demanda latente entre los habitantes de la capital del departamento del Tolima. Igualmente, la mejora en la cobertura de internet es esencial en el escenario contemporáneo globalizado y digital; rezagos en este sentido significan para la ciudad la pérdida de oportunidades para potencializar intercambios y dinámicas globales.

Informe de calidad de vida – Vivienda

VER INFORMES

2008 – 2011

2009 – 2010

2012

2013