Gestión y finanzas públicas

En la década de los noventa cuando en el mundo avanzaban procesos de democratización y neoliberalismo, agencias multilaterales empezaron a dar relevancia al concepto de buen gobierno, el cual ha tenido muchas definiciones pero en un primer momento se entendió como el ejercicio del poder para la administración de los recursos sociales y económicos de un país con miras a lograr su desarrollo (World Bank, 1992), posteriormente este concepto fue vinculado a la democracia al plantear que tiene que ver con la administración pública eficaz y eficiente de dichos recursos para responder a las reivindicaciones desarrolladas por diferentes grupos de interés. En este sentido, al hablar del buen gobierno se contempla: el gobierno de la población, la administración de los asuntos de la nación y finalmente, la capacidad institucional de las agencias públicas (Agere, 2000).

A partir de este planteamiento, los criterios más comunes con los que se ha evaluado el buen gobierno son: “1) Un marco legal que fije normas claras; 2) responsabilidad de los funcionarios públicos por sus acciones (accountability), 3) acceso a la información y 4) transparencia” (Rojas, 2010). Dentro de estos parámetros se encuentran la realización de rendiciones de cuentas, la normativa en materia de lucha contra la corrupción, la promoción de ejercicios de control ciudadano

Para el caso colombiano, el buen gobierno es evaluado principalmente desde los ejercicios y desarrollados por organizaciones no gubernamentales como Transparencia Internacional que en su capítulo para Colombia como y los índices de gobierno abierto que genera la Procuraduría General de la Nación y el índicede desempeño fiscal del Departamento Nacional de Planeación.

Ibagué en las mediciones de Buen Gobierno

Al hablar de Buen Gobierno en Colombia las mediciones comúnmente utilizadas son los índices de gobierno abierto (IGA) y el indicador de desempeño fiscal. A continuación, se presentará el desempeño de Ibagué en esta materia.

Gobierno abierto

El índice de gobierno abierto (IGA) es creado por la Procuraduría General de la Nación como una herramienta que permita evaluar la gestión pública de las entidades territoriales de acuerdo a los criterios fijados en materia del cumplimiento a las disposiciones que se han fijado para prevenir actos de corrupción, en este sentido este índice se construye a partir de los indicadores y sistemas de información utilizados por diferentes instituciones para evitar que agentes del estado o particulares con funciones públicas desarrollen actos, hechos u omisiones que sean contrarios a la normativa nacional.

En términos de la Procuraduría General de la Nación el IGA apunta a responder a tres frentes en los que este ente de control adelanta su acciones contra la corrupción: en primer lugar desarrollo de estrategias de fortalecimiento a la autorregulación y vigilancia que hay de las acciones del Estado; en segundo lugar la promoción de la cultura de la legalidad en servidores públicos y ciudadanos y la generación de normas que impulsaran procedimientos transparentes (Procuraduría General de la Nación, 2016, págs. 21-22). En particular, se entiende que un gobierno es abierto si permite que los ciudadanos obtengan información relevante, puedan recibir servicios de manera adecuada y puedan participar en los procesos de toma de decisión, para esto es fundamental contar con una correcta gestión de la información y específicamente sobre este aspecto es en el que el IGA se concentra. De esta forma el IGA considera tres procesos: organización, exposición y diálogo con la información y ocho categorías en total estructuradas como lo expone el cuadro 1, a su vez cada categoría está compuesta por diecinueve indicadores.

Estos tres procesos, según la Procuraduría General de la Nación consisten en (2016):

El componente Organización de la información, comprende, en primer lugar, el Control Interno propone que todas las actividades, operaciones y actuaciones se desarrollen conforme a las normas constitucionales y legales y también a las políticas en esta materia. También incluye la Gestión documental, entendida como las actividades administrativas y técnicas referentes al óptimo manejo y organización de la documentación producida, de forma tal que esté disponible para la consulta, conservación y utilización.

La Exposición de la información incorpora actividades relativas lograr una disposición abierta de las entidades hacia actores externos como Órganos de Control y seguimiento y la ciudadanía, lo que implica la disposición, difusión, presentación o reporte de la información, por esta razón el modelo incluye, en primer lugar, la visibilidad de los procesos de contratación pública, de acuerdo a los principios de publicidad y transparencia; en segundo lugar, las competencias básicas territoriales en materia de servicios públicos, educación, saludo y atención a población vulnerable; y en tercer lugar, la gestión administrativa y financiera que involucra la ejecución del presupuesto, el uso de las regalías, el recurso humano y los activos.

El componente de Diálogo con la Información involucra los canales de “socialización, explicación, justificación y retroalimentación con los grupos de interés” (Procuraduría General de la Nación, 2016, pág. 15), es decir que este es el espacio en el que los entes territoriales se abren hacia la participación ciudadana y los ejercicios de control y también es la oportunidad para que la ciudadanía pueda involucrarse activamente, en este sentido se involucran las estrategias de gobierno en línea, los ejercicios de rendición de cuentas públicas y la atención al ciudadano.

El cumplimiento de cada componente se mide en una escala de 0 a 100. La Organización de la información tiene un peso del 20% sobre la calificación final que obtendrá el municipio, mientras que la Exposición de la información pesa 50% y el proceso de diálogo de la información un 30%

Para el periodo 2015-2016 Ibagué obtuvo una calificación de 80.32, ubicándose en la posición número 62 entre todos los municipios del país evaluados, esto corresponde a una recuperación importante frente a la caída que había presentado este índice en el periodo anterior, cuando Ibagué obtuvo 73,19 puntos y ocupó el puesto 294 de los 1.133 municipios evaluados; con esta mejora, la calificación de Ibagué se acerca a la que tuvo en el periodo 2013-2014

Ahora bien, en comparación con las ciudades que hacen parte de la Red de Ciudades Como Vamos* se puede encontrar que Ibagué se recupera de haber estado en el séptimo puesto en el periodo anterior al quinto entre las doce ciudades contempladas de la red. En esta ocasión Ibagué es superada por Manizales un municipio, Bogotá, Yumbo y Medellín.

* Para este comparativo se eligieron las Ciudades que hacían parte de la Red de Ciudades Cómo Vamos al 2016, por lo tanto, no se incluyeron ni Santa Marta, ni los municipios que se incluyen en el área del Valle de Aburrá

Las calificaciones del municipio de Ibagué en cada uno de los procesos considerados por el IGA y las categorías correspondientes oscilan entre un rango medio (40 a 69 puntos) y alto (más de 70 puntos) y el IGA ubica al municipio en el rango alto.

Ahora bien, entrando a considerar los puntajes obtenidos en cada uno de los componentes del IGA del 2015-2016 y se los compara con los puntajes y puestos en los rankings obtenidos para el 2014-2015 se obtiene que:

 

Organización de la Información

En este componente logró un mejor puntaje al pasar de 63,4 a 69,1 y en el ranking se cayó del puesto 146 al puesto 178, este último hecho podría explicarse considerando las estrategias que otros municipios han adelantado para mejorar su puntaje en este aspecto. Para este componente en materia de Control interno se toman en consideración, dos indicadores: en primer lugar, la Implementación del Modelo Estándar de Control interno (MECI), que facilita a las entidades cumplir con sus objetivos institucionales, pasó de 87,9 a 89,6; el segundo indicador, que evalúa la implementación del Control interno contable, es decir que analiza las actividades de control en la prevención y neutralización de riesgos en la gestión contable,presentó una desmejora parando de 79,1 a 78,3. En Gestión Documental el puntaje obtenido subió de 31,0 a 44,0, reflejando lo que sucedió en su único indicador implementación de la Ley de Archivos.

Exposición de la información

Entérminos generales se presentaron mejores puntajes que en el periodo anterior, en el periodo 2015-2016 el municipio de Ibagué obtuvo 94,5 puntos y ocupó el puesto 2, mientras que en el 2014-2015 se obtuvo un puntaje de 80,1 y en el ranking el puesto fue de 628. Dentro de las categorías que conforman este componente hubo mejora en Visibilidad de contratación de 74,6 a 99,2, y en el Plan Anual de adquisiciones la calificación anterior se mantuvo en el máximo, es decir 100. En la categoría de competencias básicas territoriales también se presentó mejora  del 74,5 a 97,7 y se pasó en el ranking de 891 a 303, y de los cuatro indicadores Nivel de reporte de SISBEN y Nivel de reporte de Sistema Integrado de Matrículas (SIMAT) mejoraron logrando 99,5 y 99,3 respectivamente, el Nivel de reporte del Sistema de información hospitalaria (SIHO) se mantuvo en 100, pero el Nivel de reporte del Sistema Único de Información (SUI) bajó de 94,1 a 92,1, este indicador hace referencia al sistema que consolida la información de los prestadores de servicios públicos.

Ahora bien, en materia de los Sistemas de Gestión Administrativa, es decir aquellos que evalúan que los recursos efectivamente se utilicen de manera eficiente, la calificación bajó de 97,8 a 85,9, sin embargo al revisar los indicadores, hubo mejora en el Nivel de reporte al Formulario Único Territorial (FUT) al pasar de 96,3 a 99,2, al igual que en el Nivel de reporte al Sistema de Información para la Captura del Ejecución Presupuestal –SICEP- el municipio subió de 97,2 a 100,0, los reportes sobre regalías se mantuvieron en 100, pero en esta ocasión se tuvieron en cuenta el sistema de información para la gestión del empleo público-SIGEP- y el Sistema de información para la gestión de Activos, que antes no se habían aplicado.

Diálogo de la información

El mayor reto se presenta en este componente que contempla más interacción con el ciudadano, ya que todas las categorías obtuvieron puntajes más bajos que en el periodo anterior. En la calificación del componente, en el periodo 2014-2015 se obtuvo un puntaje de 71,2 y en el ranking el puesto fue 195, en el periodo 2015-2016 el puntaje fue 64,2 y el municipio ocupó el puesto 523. Dentro de las categorías que hacen parte de este componente, todas tuvieron una caída en los puntajes; Gobierno electrónico bajó de 77,2 a 68,4 y en el ranking el puesto pasó de 72 a 635, Nivel de implementación del decreto de Decreto 2693 de 2012 de Gobierno en Línea se bajó de 91,8 a 80,7 y en Sistema Único de información de trámites 33,1 a 31,5.

En la categoría de Rendición de cuentas la calificación pasó de 71,9 a 69,9 y en el ranking el municipio subió del puesto 201 al 191, ahora bien, es importante resaltar que esta categoría evalúa los mecanismos para lograr la participación de la ciudadanía y organizaciones sociales en lo referente a “la formulación, ejecución, control y evaluación de la gestión pública, y para rendir cuentas sobre la gestión ejecutada” (Procuraduría General de la Nación, 2016, pág. 38). En este sentido, este indicador se construye considerando 1. La planeación del proceso de rendición de cuentas, 2. La producción y difusión de información de calidad, 3. Preparación e implementación de diálogos con la ciudadanía, 4. Incentivos para motivar la rendición y 4. Evaluación y retroalimentación frente a la rendición. La fuente para construir este indicador es el Formulario Único de Reportes de Avance de la Gestión (FURAG) (Observatorio de transparencia y anticorrupción, 2017). Finalmente, en la categoría de atención al ciudadano, que evalúa si al ciudadano se le brinda una atención oportuna y de calidad, el municipio obtuvo 45,6 y logró el puesto 961 en el 2015-2016, mientras que en el 2014-2015 obtuvo 54,2 y logró el puesto 907. Esta categoría contempla la atención presencial al usuario que evalúa el cumplimiento de las entidades territoriales de las disposiciones sobre atención al ciudadano, para el periodo 2014-2015 el municipio logró 81,3 puntos y en el 2015-2016 logró 68,4 puntos, finalmente el indicador de Derechos de petición que toma en consideración la atención a las solicitudes de los ciudadanos se mantuvo en cero.

Desempeño fiscal

En materia de finanzas públicas la herramienta de análisis es el Indicador de Desempeño Fiscal o Índice de Desempeño Fiscal (IDF) producido por el Departamento Nacional de Planeación, tiene como objetivo medir cuál es el manejo que los gobernadores y alcaldes le dan a sus finanzas públicas y desde ahí puede brindar elementos para analizar la relación de las finanzas con los territorios de los municipios y comprender las fuentes de los recursos de los gobiernos y en que se gastan. Para identificarlo se tienen en consideración seis variables.

Autofinanciamiento de los gastos funcionamiento.

Esta variable mide qué parte de los recursos de libre destinación (tributarios o no tributarios que no tienen una destinación específica para inversión u otro fin) se destinan en el pago de nómina y los gastos generales de operación de la administración central de la entidad territorial, lo deseable es que este indicador sea igual o menor al 50% de acuerdo a lo establecido por la ley 617 de 2000. La información se construye a partir de las ejecuciones presupuestales (Observatorio de Transparencia y anticorrupción, 2017)

Respaldo del servicio de la deuda

Corresponde a la proporción de los ingresos disponibles que están respaldando el servicio de la deuda. Se fija de acuerdo a las leyes 358 de 1997 819 de 2003, en pocas palabras se espera que la deuda total no supere la capacidad de pago de la entidad y no comprometa su liquidez (Observatorio de Transparencia y anticorrupción, 2017)

Dependencia de las transferencias de la Nación y las Regalías (SGR)

Mide la importancia que estos recursos tienen en relación con el total de las fuentes de financiación, es decir que determina el peso que tienen estos recursos en el total de los ingresos y su magnitud refleja el grado en el que los recursos de las transferencias y regalías se vuelven en recursos fundamentales para financiar el desarrollo territorial. Si el indicador supera el 60% quiere decir que la entidad territorial financia sus gastos principalmente con las transferencias y regalías (Observatorio de Transparencia y anticorrupción, 2017)

Generación de Recursos propios

Este indica el peso de los ingresos tributarios en el total de los ingresos corrientes. Tiene que ver con el esfuerzo fiscal que realizan las administraciones, busca valorar el esfuerzo de las entidades territoriales por generar ingresos tributarios propios (Observatorio de Transparencia y anticorrupción, 2017)

Magnitud de la inversión

Este indicador permite cuantificar el grado de inversión que la entidad territorial realiza respecto del gasto total. Se espera que sea superior al 70% lo que significa que más de la mitad del gasto se destina a inversión, como inversión se entiende tanto la formación bruta de capital fijo y también la inversión social, es decir los gastos que buscan incrementar, mantener o mejorar las existencias de capital físico de dominio público destinado a la prestación de servicios sociales (Observatorio de Transparencia y anticorrupción, 2017)

Capacidad de ahorro

Es el balance entre los ingresos corrientes y los gastos corrientes, y es igual al ahorro corriente como porcentaje de los ingresos corrientes. Este indicador mida la solvencia que tiene la entidad territorial para generar excedentes propios (Observatorio de Transparencia y anticorrupción, 2017).

Rangos de evaluación

La metodología de evaluación del IDF establece cinco rangos de clasificación de las entidades territoriales en una escala que va de 0 a 100 puntos, donde cero es el menor y cien el mayor, estos rangos clasifican a los gobiernos entre los más débiles o más fuertes de acuerdo con la evaluación fiscal.

 

Desempeño fiscal de Ibagué

Para el periodo 2015 Ibagué obtuvo como calificación en el IDF 79,01 lo que deja al municipio en la categoría de municipio sostenible, en el año anterior obtuvo 75,65, es decir que presentó una mejora en materia del manejo de sus finanzas, de hecho, supera el desempeño que le municipio había tenido entre 2011 y 2014, periodo en el que no logró en el IDF más de 76,02.

En cuanto al desempeño de Ibagué frente al de las otras ciudades que hacen parte de la red de Ciudades Cómo Vamos en el 2015 se puede decir que no obstante la mejora y de ser clasificado como sostenible, Ibagué se posiciona en el puesto octavo dentro de los doce contemplados en este comparativo, es decir que solo superó a ciudades como Cúcuta, Cartagena y Valledupar.

Para este comparativo se eligieron las Ciudades que hacían parte de la Red de Ciudades Cómo Vamos al 2016, por lo tanto, no se incluyeron ni Santa Marta, ni los municipios que se incluyen en el área del Valle de Aburrá.

Ahora bien, profundizando en el desempeño logrado en el 2015, las mejore calificaciones obtenidas por Ibagué fueron las referentes a Generación de recursos propios y Magnitud de la inversión, en un nivel medio están Dependencia a las transferencias y regalías, la Capacidad de ahorro y el Autofinanciamiento de gastos de funcionamiento, finalmente la variable con el peor desempeño es Respaldo del servicio a la Deuda

Al comparar entre los años 2014 y 2015 en materia de magnitud de la inversión que encuentra que la calificación aumentó levemente al pasar de 85,5 en el 2014 a 88,4 2015. En cuanto a la generación de recursos propios también hubo un aumento del 2014 al 2015, lo que implica que la ciudad sigue generando recursos propios relativamente altos. De la misma forma, en materia de capacidad de ahorro se presentó una mejora conveniente al pasar de 51,3 a 56,4 que implica que la ciudad está generando excedentes. En la variable de Respaldo del servicio a la Deuda no se presentó un mayor cambio al respecto.

En la variable de dependencia a las regalías también se evidencian mejoras importantes ya que no es deseable que un municipio supere el 60% de dependencia porque esto significa que depende altamente de estos ingresos y para el 2015 se bajó de 65,2 a 54,6. El autofinanciamiento de gastos de funcionamiento también evidencia una conveniente reducción en tanto lo deseable es que este indicador sea igual o menor a 50%, es decir que el municipio ahora usa menos recursos de libre destinación para pagar nómina.

ANÁLISIS DE FINANZAS PÚBLICAS

Por: Yolswald Julián Santamaría Ayala

 

Pensar en finanzas públicas con lleva a idealizar los deberes claros y transparentes por parte de una institución, organización, o Estado para administrar sus recursos. Estas a su vez no solo muestran la capacidad de gestión de las mismas, sino que,ademáspermiten trazar todas las metas y objetivos que deben ser alcanzados, ejecutados y controlados en un periodo de tiempo claro, de manera transparente, eficaz y eficiente por actores fundamentales como en este caso lo es la administración municipal de Ibagué.

Conocer de manera despejada que se está haciendo con los recursos de la ciudad es la manera más factible de identificar que tan viable es la realización o ejecución de lo que se tiene proyectado en el plan de gobierno. Es necesario entonces que las finanzas públicas, sean el reflejo pleno de una gestión adecuada para que estas sean positivas y beneficien al desarrollo económico, crecimiento y fortalecimiento de las diferentes esferas que componen el marco de la ciudad.

Un manejo adecuado de finanzas publicas facilita identificar qué puntos en la agenda están muy bien, cuales no lo están, qué se puede mejorar y qué más se puede lograr en sentido de alcanzaruna gestión eficiente y eficaz no solo en la administración de los recursos públicos, sino también en el manejo de los bienes y algunos servicios ofrecidos, que de una manera u otra generan bienestar, satisfacción, crecimiento o nopara la comunidad.

Para el caso de Ibagué en este apartado se tendrán en cuenta cuatro dimensiones que conforman las finanzas públicas de la ciudad, como lo son los ingresos totales del periodo, el manejo del gasto, la inversión y el manejo de la deuda pública, identificando los factores que giran alrededor de la construcción de una administración de los recursos saludables para la ciudad.

 

INGRESOS

La partida de los ingresos para el caso de Ibagué está conformada por cinco fuentes fundamentales, que constituyen la entrada de dineros para la administración de la ciudad, y los cuales deben ser utilizados en rubros específicos para el funcionamiento de la misma. Este grupo de cinco está conformado por:

  • Los ingresos tributarios: Son todos los recursos provenientes impuestos, tasas y cobros, que realiza la administración municipal y que son cancelados por diversos contribuyentes cómo ciudadanos y empresas.

Los ingresos no tributarios: Representan las multas y sanciones recaudadas, así como también las tasas de tránsito y los intereses generados por diversos rubros, entre otros.

 

  • Las transferencias: Son los recursos girados por el Sistema General de Participaciones (SGP), directamente desde el gobierno nacional, y tienen destinos o rubros específicos los cuales deben ser estrictamente utilizados o ejecutados.

 

  • Los ingresos de capital: Están compuestos por el superávit del año anterior, así como también las ventas de activos, los convenios y los otros ingresos en el periodo.

 

Es necesario para entender las finanzas públicas conocer cuáles son las fuentes de ingreso y gasto que se causan o se generan para la ciudad, lo cual tiene la posibilidad de establecer claridad en los puntos de partida en la inversión y el gasto público, así como también de la estructura financiera que respalda a la institución. La siguiente tabla resume los ingresos totales para Ibagué en el periodo conformado desde el 2014 hasta el año 2016.

Para el 2016 la administración municipal de Ibagué registró ingresos totales por 687.408 millones de pesos un 8% menos en relación al año inmediatamente anterior, donde se evidencia una marcada disminución en los ingresos de capital (-64%), los ingresos no tributarios (-13%) y los ingresos tributarios en un 6% menos. Por otro lado, las transferencias (SGP) incrementaron un 8%, significando un ingreso de 28.694 millones frente al 2015 a demás los ingresos que correspondieron a los rendimientos financieros también tuvieron un incremento del 29% pasando de 3.893 millones para el 2015 a 5.507 millones para el año 2016.

Dentro de la estructura de ingresos tributarios para el año 2016 el impuesto predial unificado,así como el impuesto de industria y comercio, fueron la mayor fuente de recaudo de la administración municipal de Ibagué representando el 36,2% y 36,5% con un ingreso estimado de 53.943 y 55.304 millones respectivamente. Por otro lado, la sobretasa de la gasolina representa el 13% de los ingresos tributarios de la ciudad con cifras que alcanzan los 19.915 millones de pesos.

A su vez los ingresos no tributarios para Ibagué, aunque tuvieron una disminución frente a los del año anterior, representaron el 2,16% del ingreso total con un peso realmente no muy significativo frente a otras contra partidas que componen el ingreso local. Para el año 2016 los ingresos no tributarios percibieron un total de 14.817 millones de pesos 1.967 millones menos que el año anterior donde las multas y sanciones aportaron 4.037 millones, las tasas de transito 4.816 millones, los intereses por su parte recaudaron un total de 5.606 millones de pesos y otros ingresos se registraron por tan solo 358 millones.

Finalmente, otra parte importante de los ingresos locales son las transferencias, para el año 2016 estas correspondieron al 53% de los ingresos totales de Ibagué correspondiente a 363.582 millones de pesos, con un crecimiento significativo de alrededor de 28.694 millones de pesos que representa una variación del 8%, que a su vez fueron invertidos en rubros específicos que se identificaran más adelante en este apartado.

MANEJO DEL GASTO

Los municipios para garantizar su funcionamiento necesariamente deben realizar gastos de ciertos rubros para lograr su operación. Dentro de los gastos necesarios para este fin la administración de Ibagué tiene en cuenta algunas contrapartidas como los gastos de funcionamientos, las transferencias de funcionamientos, los gastos financieros (intereses de las deudas), y los gastos de inversión. A continuación, podemos encontrar la relación de los gastos de Ibagué para el periodo 2014 a 2016.

Para el periodo registrado del 2016 la inversión representó el 86,94% del total del gasto con una inversión aproximada de 523.425 millones de pesos. Sin embargo, aunque representa uno de los mayores gastos en millones de pesos para ese año, con respecto al año anterior registró una disminución del 20%. Los gastos ligados directamente al funcionamiento representaron tan solo un 7,17% del total del gasto que ascendieron a 43.175 millones de pesos, 3.969 millones de pesos menos que en 2015 es decir una disminución del 9% en estos.

Las transferencias relacionadas al funcionamiento que corresponden a las mesadas pensionales, los bonos pensionales, las cuotas partes, los aportes a fondos de cesantías, las sentencias y conciliaciones entre otras, representaron para el 2016 el 4,89% del manejo del gasto, lo cual correspondió a 29.458 millones de pesos y tan solo el 1% menos que año anterior. Finalmente se puede identificar una disminución del 18% en el gasto total para el periodo 106.805 millones de pesos menos en gasto en comparación al 2015. La grafica siguiente muestra la relación del gasto total para el periodo comprendido entre 2014 – 2016.

INVERSIÓN

La inversión en Ibagué está representada en diferentes rubros que hacen posible el mejoramiento y el desarrollo en la ciudad, y que son prácticamente los estandartes o el norte a trabajar por cada administración periodo a periodo. Para este caso, la inversión de los recursos en la ciudad se realizó en educación y cultura, salud, agua, carreteras, transportes y vías, recreación y deporte entre otros.

El total de la inversión en Ibagué para el año 2016 fue de 523.426 millones de pesos representando en ese sentido el 76,14% de los ingresos totales para el mismo año. Con respecto al año inmediatamente anterior hubo una disminución del 20% es decir unos 103.199 millones aproximadamente. Por otro lado, en el área de educación y cultura la inversión total para el 2016 fue de 278.173 millones de pesos, correspondiente al 53,14% del total de las inversiones para el periodo, así mismo se registró un aumento de la inversión en este rubro frente al año anterior equivalente al 24%.

La inversión en salud por otro lado también tuvo un crecimiento del 13% frente al anterior año 2015, unos 21.263 millones de pesos más. Las inversiones en el área de la salud para la ciudad de Ibagué representaron el 31,16 % del total de las mismas. En cuanto a la inversión en carreteras, transportes y vías, la inversión tuvo una disminución del 69% frente al mismo rubro en comparación con el 2015 con una inversión 18.153 millones de pesos es decir unos 12.573 millones de pesos menos aproximadamente, identificando de este modo que la inversión en este aparte solo representó el 3,47% del total de la inversión de la administración de Ibagué. Así mismo la inversión en saneamiento básico y agua potable, representó el 3,45% del total de la inversión para el 2016. En ese sentido la inversión correspondió a 18.053 millones de pesos, 2.327 millones menos que año 2015, siento esto una disminución en la inversión del 13%. Otras inversiones en la ciudad de Ibagué registraron un total 39.283 millones de pesos, unos 43.856 millones de pesos menos que los registrados para el 2015 con un peso de 7,50% del total de las inversiones para Ibagué.

Respecto a las inversiones en recreación y deporte se identificó que estas representaron tan solo el 1,27 % del total de la inversión para el 2016. La inversión para este periodo ascendió a un total de 6.652 millones de pesos, es importante resaltar que en este campo no es posible hacer una comparación veraz en cuanto a la variación de un periodo a otro puesto que para el 2015, el total de esta tiene en cuenta el rubro que corresponde a los Juegos Nacionales.

MANEJO DE LA DEUDA

Ya que la ciudad no cuenta con una generación de ingresos propios o específicos para lo referente a su funcionamiento, como también sus proyectos de inversión, es necesariorecurrir a fuentes alternas de apalancamiento que permitan la ejecución de algunos proyectos, o de iniciativas que ayuden o fortalezcan el desarrollo de la administración en pro de la buena gestión tanto administrativa como financiera.

En este sentido el financiamiento neto para Ibagué en el periodo correspondiente al 2016 tuvo un aumento del 8,31% correspondiente a 1.221 millones de incremento frente al 2015, esto teniendo en cuenta que pasó de ser 13.469 millones a 14.690 millones de pesos. Los desembolsos totales para el mismo año en mención fueron de 31.922 millones de pesos, pero es necesario a este valor sustraer el total correspondiente a las amortizaciones o distinción de la deuda correspondiente a 17.232 millones para 2016. Se puede decir entonces que la deuda total de la ciudad creció un 18% en relación con el año anterior 2015.

2009 – 2010

2008 – 2011

2012

2013